Gildardo Rabago Cacho-NOOSFERA-NOOSFERAGRC

crea tu página web gratis

Insolación de poder.

 

Perros infelices, que creen que el poder es suyo, maltratan al débil, y hacen carroña del enfermo, desgarran las almas, de los inocentes, por el gusto de sentir, placer eyaculatorio.

 

Porquería en su cerebro, excremento en sus pensamientos, malditos depravados, que transpiran concupiscencia, en su animalismo puro, y pura suciedad.

 

Llenos de corrupción, manipulando los procesos, con resultados convenientes, insuficientes argumentos, para justificar, su putrefacción.

 

Si quieres ver la oscuridad, mira en sus ojos, y veras la profunda execración, que llevan en su ser, arrogantes y perversos, la lujuria los invade, en sus imágenes.

 

Dominando al pobre, golpeando al pueblo, robando a manos llenas, somos engañados, somos engañados, somos victimados, por el poder cruento.

 

Quien te dijo que eras perfecto, quien te eligió, alta clase social, quien te mintió, y te dijo que podías hacer, lo que tu quisieras.

 

Tu fragilidad, esta en tu carne, y vas a morir, como cualquiera, maligno genocida, tus crímenes sociales, serán recordados, por la humanidad.

 

La verdadera historia, te señalara, como el despreciable, que determino, creerse poderoso, siendo tan solo, un siniestro traidor, que decidió vivir odiando.

 

Toda la destrucción que has sembrado a tu paso, se volcara sobre tu descendencia, los has maldecido, y llevaran la carga de tu irresponsabilidad.

 

Conciencia torcida, que deja cicatrices, que deja catástrofe, por un ego orgulloso, que nunca pretendiste dejar de lado.

2 de octubre

 

En la marcha de el 30 de septiembre el silencio de las madres mexicanas, se anticipo a los acontecimientos de el 2 de octubre.

 

La carnicería de la plaza de las tres culturas empezó con helicópteros que sobre volaban la plaza y dieron la señal con una luz de bengala verde claro que ilumino el cielo, enseguida  se escucharon disparos secos y las ametralladoras desgarrando a la multitud.

 

Uno a uno caían los cuerpos en la lluvia de balazos mientras corría la sangre, el pánico se apodero de todos los inocentes, muchos quedaron inertes en el suelo no se sabia si estaban muertos o heridos.

 

La multitud no podía huir porque las salidas estaban bloqueadas por soldados, avanzaban tomando la plaza, y tipos vestidos de civil con un guante blanco coordinaban el operativo plasmado de terror.

 

La gente gritaba y el filo de las bayonetas penetraba a los estudiantes y civiles que pisaban una alfombra de cuerpos ya tendidos.

 

El ruido era espantoso, se escuchaban las ráfagas de las ametralladoras, y con crueldad indescriptible golpeaban y mataban con abuso brutal.

 

Se escucho un terrible gemido, una muchacha se derrumbo en el piso escurriendo en sangre, continuaba el fuego cruzado de un tiroteo enloquecido, parecía que todo era irreal, disparaban a matar.

 

Todo se convirtió en un campo de batalla, envueltos en una guerra de violencia inimaginable, los tipos con su guante blanco seguían disparando, se podía imaginar lo peor al oír los gritos y alaridos, el ruido era ensordecedor, nunca imagine ver tanto odio a la denuncia de adolescentes pidiendo justicia.

 

Nos callo una lluvia torrencial fue el acabose, recuerdo los chorros de agua que nos caían encima, recuerdo breves momentos de calma, y de nuevo el tiroteo, éramos centenares de personas empapadas temblando de miedo y en la oscuridad, la plaza estaba decorada con los muertos ensangrentados.

 

La noche nos cobijo con lagrimas en los ojos, escuchando los lamentos de los heridos, después de una ráfaga eran ejecutados peor que en un matadero, a muchos los desnudaron y los hacían caminar a culatazos, era tan indignante.

 

Recuerdo que empezaron a disparar con bazucas sobre el edificio Chihuahua y se incendio un piso, empece a rezar, le pedí a Dios que me mataran de un solo golpe para acabar con todo eso de una vez, sentí pánico cuando se acerco la muerte sabia que nunca mas volvería a ver a mi madre, nuestros cuerpos yacían inertes sin vida quedando impune esta acción.

 

Y a pesar de que habían limpiado la plaza para que no se vieran los muertos, todavía quedaban manchas de sangre, la plaza cubierta con volantes manchados, pedazos de cócteles molotov, y detrás de la iglesia colonial que también había sido acribillada se veían los restos de un carneo con un poco de cerebro.

 

Muchos vehículos blindados rodean la plaza, alrededor hay miles de soldados, tienen los ojos enrojecidos por una noche de insomnio, los soldados tenían una mirada tan extraña, se veían como drogados en un estado de inconsciencia.

 

Todos los edificios que rodean la plaza han sido acribillados y el vestigio de un incendio deja una marca negra sobre cinco pisos.

 

En el campo militar numero uno muchos eran interrogados brutalmente.

 

Una masacre es lo que se vivió en la plaza de las tres culturas, la barbarie del 2 de octubre de 1968 culmino con aquel hito histórico de represión y libertad.

 

Fue terrible y demasiado violento, así culmino la primera victoria olímpica.

 

Y muchos tan solo eran los desaparecidos de una larga lista sin nombres, a muchos los buscaron sus familiares pero todo era en vano, y a pesar de saber el desenlace aun se tenia la esperanza de encontrar a los desaparecidos, pero nunca fueron encontrados.



Música experimental, colorido cósmico, planeta locura.

pagina web gratis