Esquina1 Esquina2


VIDENCIA DE LUNA

 671 23 91 75

  Tarot y Videncia


LAS FASES DE LA LUNA Y SUS INFLUENCIAS

La creencia de que la Luna influye sobre los seres animados e inanimados es, posiblemente, tan antigua como el hombre. Su relación con las mareas y con el ciclo menstrual femenino, que tiene la misma duración que el lunar, son hechos que nuestros antepasados pudieron observar y que llevaron a la Luna a ocupar un lugar de privilegio
Lo real es que bajo el influjo de sus diferentes fases: nueva, creciente, llena y menguante, las aguas del mar suben hasta 15 m.; por lo que no suena tan descabellado que el organismo humano, que tiene un alto porcentaje de líquido, también sufra o se beneficie del llamado efecto-luna.
Los modos en que la luz de la Luna puede influir sobre el hombre son para la ciencia, a pesar de reconocer algunos fenómenos, tema de estudio; por consiguiente, para hablar sobre los efectos de la luz lunar, actualmente sólo podemos recurrir a las teorías astrológicas.
El período de lunación se divide en ocho fases, que ya desde la antigüedad se llamaban fases lunares, las mismas son producto de la diferente constelación Luna-Sol, que nos permite ver iluminadas distintas partes de la Luna y recibir parte de esa luz. Se denomina fase lunar a los cambios observables de la presencia lunar; mientras que la secuencia de estas fases se denomina fenómeno de lunación y tiene una duración aproximada de 29 días 12 horas y 44 minutos. Las cuatro fases lunares conocidas son la Luna nueva, la Luna creciente, la Luna llena y la Luna decreciente o menguante; luego, otra vez la Luna nueva y así sucesivamente.

LUNA NUEVA

La fase llamada de Luna nueva es la constelación inicial de la lunación. Nuestro satélite se encuentra en conjunción con el Sol y no queda iluminada ninguna parte visible para nosotros. La Luna nueva u oscura tiene lugar cuando se reúnen el Sol y la Luna en el mismo grado del zodíaco, su reinado abarca tres días durante los cuales la unión de oscuridad y luz permite transformar y regenerar las energías.
Los encuentros amorosos suelen ser pompas de jabón y los encuentros sociales parecen despertar en grado sumo la vanidad de los participantes. Ello tendría su explicación en el hecho de que en la fase de Luna nueva cada uno procura para sí mismo sin preocuparse de los deseos del otro ni de la realidad de la situación.
Esta fase, en que la Luna está oscura, es la mejor para iniciar nuevos proyectos, para comenzar cualquier tipo de cura depurativa o aplicar un tratamiento a una planta enferma; también es la indicada para arar, podar, efectuar injertos o eliminar las hierbas parásitas.
La Luna nos niega su luz y nos hace brotar nuestra faceta más egoísta, por ello, si bien los encuentros con otras personas no suelen ser fructíferos, es el momento ideal para la meditación, la introspección y el encuentro con nosotros mismos.

LUNA CRECIENTE

La Luna puede verse en el cielo nocturno, los rayos solares iluminan una cuarta parte de la porción lunar visible y es ésta una fase lunar indicada para sembrar todo aquello que requiera una larga germinación.
A medida que la Luna va creciendo en luz, el organismo también está más predispuesto a crecer y expandirse. El cuerpo lo absorbe todo en mayor cantidad: es un buen momento para tomar vitaminas.
Los astrólogos dicen que este período es el de la acción y por otro lado la fase creciente ejerce una influencia positiva en todo aquello que puede desarrollarse y multiplicarse, desde las plantas al dinero. Si bien la búsqueda de trabajo en dependencia es totalmente inútil esta fase es muy buena para las ventas pues estos días estamos predispuestos a gastar y a arriesgar (por falta de realismo las más de las veces) mucho más que el resto del mes.
Los encuentros sociales en fase de Luna creciente deberían ser evitados. En este período es imposible que se cree una atmósfera alegre o por lo menos de amabilidad. En la atmósfera existe un exceso de aire de desafío, de sospecha.
Bajo esta Luna con frecuencia se forman parejas que no se rompen jamás, bien o mal siguen siempre juntos. También se dice que la firma de contratos y acuerdos laborales tienen mayores resultados si se efectúan en este período.
Desde hace tiempo que escuchamos que para que el cabello crezca más rápidamente y más sano hay que cortarlo en cuarto creciente.

LUNA LLENA

Toda la cara lunar visible desde la Tierra está iluminada y es observable durante toda la noche.
En esta fase la Luna, llena de luz, inquieta los ánimos, pierde terreno la razón y las emociones se desatan; por ello, es un período muy propicio para la creatividad, para las citas románticas y para recoger los frutos de todo cuanto hemos ido haciendo a lo largo del ciclo.
Con respecto a las iniciativas de trabajo durante ésta fase, aunque el efecto-luna no basta para garantizar el éxito, tiene ingredientes que lo facilitan y en cuanto a las reuniones sociales suelen ser tan divertidas como sea posible de acuerdo a los participantes: alegría, charlas agudas, cada uno se divierte al máximo en las reuniones de plenilunio.
Pero esa Luna llena que nos pone en marcha también tiene fama de incitar a la violencia y, al parecer, los depresivos piensan más en el suicidio, aumentan los incidentes y los delitos emocionales.
Nuestro organismo tiende a alterarse con más facilidad, mientras que las jaquecas y las migrañas son típicas de esta fase.
Precaución sería la palabra para estos días, estar atentos y canalizarnos hacia la creatividad pues, con Luna llena nos llegan también las ideas más geniales.

LUNA MENGUANTE

Cierra el ciclo lunar. Los últimos cuatro días del período de lunación conocidos también como la fase de la Luna balsámica, nos aporta horas de distensión mental y también de crítica pero en sentido positivo, constructivo.
En este período se está más dispuesto a aceptar las novedades sin hacer demasiadas preguntas.
En estos días el organismo se siente ligero y dispone de más energía. Mientras la Luna va decreciendo en luz, el cuerpo también tiene tendencia a desprenderse de todo lo que sobre: es más fácil eliminar líquidos, grasas y toxinas, por lo que si ha pensado en iniciar una dieta de adelgazamiento o una cura de desintoxicación procure empezar en este período lunar.
El médico griego Hiparco ya descubrió que las heridas cicatrizan mejor durante la fase menguante de la Luna, mientras que es más difícil cortar las hemorragias si se producen durante el plenilunio.
Esta realidad se relaciona con el hecho de que durante la menguante y nueva, el nivel de humedad de los organismos vivos decrece al mínimo mientras que durante la Luna creciente y llena, aumenta.
Los encuentros sociales tienen gran éxito porque la Luna balsámica nos predispone para ser corteses y respetuosos mientras que por otro lado estamos abiertos a nuevas ideas.
La fase Luna balsámica es particularmente apta para emprender viajes. Si lo hacemos, solos o acompañados, tenemos aseguradas unas fechas llenas de grandes novedades.

 

   
                                  
                                                      
 
                                   
Videncia de Luna
Enviar email

©Videncia de Luna.

Advertencia: Estas páginas contienen material exclusivamente para mayores de 18 años.

contador de visitas
Esquina3 Esquina4

pagina web gratis